Hapkido by Javier Azpiazu

El Hapkido destaca por su ingeniosidad, simpleza y eficacia. Un aspecto que lo diferencia de otras Artes Marciales es el hecho que tanto la defensa como el ataque pueden efectuarse desde cualquier dirección.
El Hapkido utiliza gran variedad de golpes con las manos abiertas, con los puños, con los codos, con las rodillas, con los pies y además proyecciones, llaves, controles, barridos y estrangulaciones. El Hapkido posee unas técnicas muy eficaces y que su sistema de entrenamiento enfoca una gran parte de la clase al aspecto de la defensa personal. En Corea cada escuela tiene sus técnicas particulares, pero todas enseñan los mismos principios propios del Hapkido.
Es importante no olvidad que el legado que hoy tenemos en nuestras manos es el resultado del trabajo, la investigación y el análisis detallado del arte de la guerra que se inició hace siglos, cuando de verdad había que aprender a defenderse para conservar la vida. Por ello los practicantes de Artes Marciales estamos recibiendo unas enseñanzas ancestrales, que seguirán siendo conservadas y transmitidas únicamente bajo el amparo de la práctica seria y responsable.
A diferencia de Otras Artes Marciales, el Hapkido no es un deporte, es un arte marcial puro. En Hapkido no existe el combate de competición, Ya que se utilizan muchas técnicas con riesgo de lesión en caso de ser utilizadas al máximo. No existen katas o pumses, desde el principio el alumno está realizando técnicas de defensa personal.
A nivel de cinturón negro se emplean armas tradicionales coreanas como el palo corto, palo largo, bastón, cuerda, sable o cuchillo. La aplicación de las técnicas se divide en tres categorías:
1- Manos vacías contra manos vacías.
2- Manos vacías contra arma.
3- Arma contra arma.
Existen artes marciales que se denominan «blandas» por su forma de trabajar o por los objetivos que buscan, como por ejemplo el tai chi, que busca sobre todo el bienestar físico y psíquico a través del trabajo con la energía interna (Chi o Ki). También están las denominadas Artes marciales duras, estas emplean métodos de entrenamiento más contundente para conseguir una condición física determinada y cultivar la parte más guerrera del individuo.
El practicante de Hapkido desarrolla tanto su potencia física como el uso de la energía interna y la utilización de la energía del contrario. Por estos motivos, el Hapkido se considera un sistema híbrido.
Hapkido significa:   HAP: Unión —KI: Energía—–DO: Camino.
Literalmente lo traduciremos como el camino para la unión de toda la energía.
Sin Moo significa:  SIN: Mental—-MOO: Arte Marcial.
Por tanto, nuestro estilo significa «Hapkido Arte Mental», haciendo alusión a la importancia del entrenamiento de las técnicas «KI» (fuerza interior). El Hapkido se basa en tres principios fundamentales:
WON: Principio del círculo, tendencia al círculo para desviar la energía del adversario y aprovecharla para reducirlo.
YU: Principio del Agua, no resistencia, penetrar en la defensa del adversario y neutralizarlo utilizando técnicas blandas o duras.
WHA: Principio de la Armonía, armonía entre las técnicas duras/blandas armonía y equilibrio entre mente y cuerpo.
Las bases del Hapkido son: cortesía, concentración, paciencia, respeto, integridad y rectitud.
Javier Azpiazu (common rights)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.